Qué hacer para evitar o mitigar la resaca

Cuando bebemos en exceso, sobre todo si lo hacemos en ocasiones especiales cuando no estamos acostumbrados a ingerir alcohol, lo más normal es que aparezca la temida resaca al día siguiente. Esta suele manifestarse en una serie de desagradables síntomas que van desde el típico el dolor de cabeza hasta mareos, náuseas, fatiga, sensibilidad a la luz y al ruido, taquicardia, desorientación, confusión mental, debilidad muscular e incluso ansiedad. 

Lo normal es que estos síntomas desaparezcan en 24 horas, por lo que es casi inevitable que el día posterior al consumo excesivo de alcohol lo pasemos al completo con estos síntomas desagradables.

Por qué se produce la resaca

La resaca no es más que la reacción de nuestro organismo a una sustancia tóxica, que es el alcohol, concretamente, etanol. Para poder metabolizarlo y expulsarlo, nuestro cuerpo lo trasforma en acetaldehído, otro tóxico que debe pasar de nuevo por el hígado para ser metabolizado. Esta sustancia produce una inflamación que da lugar algunos de los síntomas típicos de la resaca, como el dolor de cabeza o la intoxicación de las neuronas, que provoca un patrón de sueño inadecuado, es decir, nos adormece, pero evita que durmamos profundamente y que descansemos correctamente. El resultado es confusión y que no pensemos con claridad.

Por su parte, el etanol irrita el estómago provocando náuseas y vómitos, baja la glucosa, inhibe la hormona antidiurética y hace que todo el líquido que pasa por los riñones sea eliminado y nos deshidratemos y aumenta el flujo de sangre haciendo, entre otras cosas, que sudemos más, lo que produce más deshidratación, con todos los síntomas desagradables que conlleva: debilidad, aturdimiento...

Trucos para encontrarse mejor

Aunque existen decenas de remedios populares que prometen acabar con la resaca, lo cierto es que lo único eficaz para no tener resaca es beber con moderación y tomar algunas precauciones previas, como beber muy despacio, comer alimentos contundentes, ricos en proteínas, carbohidratos y grasas para retrasar la absorción del alcohol o alternar con agua para evitar la deshidratación.

Más allá, lo único efectivo y recomendable para la salud es evitar ingerir  alcohol o tomarlo en exceso. No obstante, si aún así, te despiertas con resaca, hay algunas cosas que puedes hacer para encontrarte mejor.

•Rehidrátate. Es el más típico, pero también el más eficaz. Beber agua durante todo el día -a pequeños sorbos para no irritar el estómago- ayudará a reponer los líquidos perdidos a causa del alcohol. Es mejor aún si lo combinamos con alguna bebida isotónica para recuperar los electrolitos eliminados por la sudoración o la orina excesivas. Los caldos y las infusiones -como la de jengibre- también son una buena opción para hidratarse.

•Café, pero sólo uno. Si estás acostumbrado a tomar café para despertarte cada mañana, puede que una taza te ayude a despejarte y a tener menos sensación de aturdimiento. Sin embargo, no se te ocurra tomártelo si tienes malestar en el estómago o náuseas, pues te irritará el estómago aún más. En caso de tomarlo, que sea solo uno, pues la cafeína favorece la deshidratación.

•Comidas ligeras. Para reponer líquidos, glucosa y los electrolitos perdidos, es necesario comer, aunque no nos apetezca mucho. Opta por las verduras y alimentos no irritantes para el estómago, como caldos, sopas… hay estudios que sugieren que vegetales como el brócoli, los tomates o el aguacate contienen sustancias -como la cisteína- que ayudan a eliminar más rápidamente el acetaldehído y, por tanto, acortar la resaca.

•Alimentos ricos en vitamina C. Este compuesto ayuda a que nos rehidratemos y gracias a sus propiedades antioxidantes ayuda a combatir los radicales libres que se liberan cuando nuestro organismo se está desintoxicando, en este caso, del alcohol. Los cítricos no son la elección porque contribuyen a irritan el estómago, pero se puede optar por los kiwis, frutas del bosque o verduras, muchas de ellas ricas en vitamina C, como el brócoli, los pimientos o las espinacas.

•Alimentos ricos en vitamina B12, pues ayuda a eliminar el alcohol. Algunos alimentos ricos en ella son el huevo, el pescado o la carne, aunque es más eficaz si se toma la noche de antes.

•Una ducha. Te ayudará a despejarte y aliviará, aunque sea momentáneamente, el dolor de cabeza. Eso sí, que el agua no esté muy caliente y evita a toda costa los baños, pues favorecen la sudoración y la deshidratación. La ducha es mejor cuando ya estés un poco ‘repuesto’. Es decir, mejor que no lo hagas nada más levantarte.

•Aceites esenciales, sobre todo, el de lavanda, te ayudarán a aliviar el dolor de cabeza. Puedes echar unas gotitas en el humidificador y dejarlo puesto todo el día.

•Descansa. Y, sobre todo, duerme en cuanto puedas. A causa del alcohol, tu sueño habrá sido de mala calidad. Esto, unido al malestar estomacal, el dolor de cabeza y la debilidad muscular, te piden a gritos una siesta después de comer y beber todo lo que tu cuerpo necesita. No te despertarás como nuevo, pero sí mucho mejor.

Comer o beber agua tras una borrachera no evita la resaca.

Lo que no debes hacer

¿La cerveza acaba con la resaca? ¿Noches de desenfreno mañanas de ibuprofeno? Pues ni una cosa ni la otra, pues solo pueden empeorar las cosas. Toma nota de lo que no debes hacer por mucho que lo diga la ‘sabiduría popular’.

•Comidas muy copiosas. Evita a toda costa comidas grasas, picantes, frituras… Solo contribuirán a aumentar el malestar estomacal, sobre todo si hay nauseas o dolor de estómago.

•Beber más alcohol. Hay un mito muy extendido que asegura que la cerveza ayuda a recuperarse de la resaca. Nada más alejado de la realidad, pues si consumimos más alcohol solo empeoraremos el problema, aunque sea en bajas cantidades. Es más, si te apetece seguir bebiendo un día de resaca es que puede haber detrás un problema de adicción.

•Analgésicos. Los más populares en estos casos son el paracetamol y el ibuprofeno. Este último solo contribuirá a empeorar el malestar estomacal, y el paracetamol es especialmente peligroso si se mezcla con alcohol. Aunque, en general, sea un medicamento muy seguro e inocuo, puede causar daño hepático. Además, después del sobreesfuerzo que esta haciendo el hígado para eliminar el alcohol, un medicamento es lo último que necesita. El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valencia (MICOF), advirtió hace unos días sobre el peligro del uso de medicamentos conocidos como 'kits antirresaca'.

Como conclusión toca insistir en que aunque parezca imposible en estas fechas, la mejor opción es siempre no beber, ya no sólo para evitar la molesta resaca, sino porque, por mucho que el alcohol sea un hábito muy instaurado en España no deja de ser un tóxico que debemos evitar a toda costa.

Let's block ads! (Why?)

A %d blogueros les gusta esto: