¿Qué es y cuáles son los síntomas de una infección por la rara pero peligrosa bacteria ‘comecarne’?

20MINUTOS.ES

Fascitis necrosante

Las fascitis necrosante, más conocida como la peligrosa bacteria 'comecarne' que ha causado la muerte a un hombre y ha herido gravemente a otra niña de 12 años en Florida, es una infección bacteriana rara que se propaga rápidamente por el cuerpo y afecta a los órganos, causando la muerte a una de cada tres personas de las que la contraen.

Según explican desde Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE UU, "necrosante significa que causa la muerte de los tejidos" y fascitis significa "inflamación de la fascia, que es el tejido que está debajo de la piel y recubre los músculos, los nervios, la grasa y los vasos sanguíneos".

Esto explica que las personas que se infectan con esta bacteria sufren un endurecimiento e inflamación de las zonas colindantes al punto inicial de la infección, que se suele convertir en un punto entre rojo y negro de aspecto alarmante.

Los primeros síntomas de la fascitis necrosante son la aparición de un área enrojecida o inflamada en la piel que se extiende rápidamente, dolor intenso y fiebre.

Ante estos síntomas y después de una lesión u operación, los facultativos recomiendan acudir al hospital urgentemente. De hecho, la infección avanza tan rápidamente que un diagnóstico temprano es clave para que el paciente pueda sobrevivir. Se estima que la mortalidad se reduce en un 12% si se diagnostica dentro de los cuatro días siguientes a la aparición de los primeros síntomas.

Además, los síntomas pueden avanzar y empeorar provocando úlceras, ampollas o manchas negras en la piel, cambios de color de piel, pus o secreciones que salen del área infectada, mareos, cansancio, náuseas o diarrea.

Tratamiento

La fascitis necrosante es una enfermedad grave que requiere la atención médica en un hospital. Los antibióticos y la cirugía son generalmente las primeras líneas de defensa si el médico sospecha que un paciente tiene esta afección.

Según reza en la web de CDC, "debido a que la fascitis necrosante puede propagarse con tanta velocidad, con frecuencia los pacientes deben operarse muy rápidamente. Los médicos también suministran antibióticos intravenosos para tratar de detener la infección".

"Sin embargo, a veces los antibióticos no pueden llegar a todas las áreas infectadas debido a que las bacterias han causado la muerte de demasiado tejido y se ha reducido el flujo sanguíneo. Cuando esto sucede, los médicos deben extirpar el tejido muerto con una operación. No es inusual que una persona con fascitis necrosante necesite varias operaciones. En los casos graves, es posible que el paciente necesite una transfusión de sangre", añade la misma fuente.

Cómo prevenir

Esta infección es rara y puede afectar a cualquier persona, pero a mayoría de las personas que la contraen suelen presentar otros problemas de salud que comprometen sus sistema inmunológico como la diabetes, patologías en los riñones, cirrosis o cáncer.

Cabe destacar que esta infección no es contagiosa entre humanos, por lo que generalmente no se recentan antibióticos a las personas del entorno del paciente.

Los médicos aconsejan evitar bañarse en el mar, ríos o lagos, así como en jacuzzis o en pisicinas, si se tiene algún arañazo o herida abierta en el cuerpo, puesto que son las puertas de entrada de esta bacterio al cuerpo humano.

En caso de tener cortes o lesiones en la piel (cortes, heridas, ampollas o raspones), se recomienda lavarse con agua y jabón para desinfectarlos, cubrirlos con vendajes limpios y secos.

Por el momento, no existen vacunas para prevenir esta infección.