Mesa: "No me siento acusado, me siento y soy acusador"

Tras conocer la decisión de la Fiscalía, Carlos D. Mesa Gisbert, dijo que la acusación en su contra es una confirmación de lo que esta viviendo Bolivia en términos de su democracia, “la criminalización de la política confirmada a través de este mecanismo que sustituye a la dictadura de botas y charreteras de tanques y ametralladoras, por la persecución judicial a título de investigación y a título de cargas defensa del Estado”.

Mesa dijo que no se siente acusado, y que más bien acusa al Gobierno del presidente Morales, al actual ministro de Justicia y exprocurador Héctor Arce, y al actual Procurador General del Estado Pablo Menacho, de haber llevado adelante, una de las más vergonzosas defensas que se haya conocido en función de los derechos y de las seguridad que tenía que guardar el Estado frente a una empresa pirata como Quiborax.
Para Mesa el Fiscal es un instrumento del sistema judicial, un instrumento del poder político, un brazo ejecutor del poder Ejecutivo liderado por el presidente Morales.

“Estamos hablando de una condena, yo ya he sido condenado”, dice Carlos D. Mesa Gisbert, cree que la acusación que el Fiscal ratifica después de la petición del Procurador General y la interpelación en la Asamblea Legislativa, es el adelanto de lo que va pasar. “Esta acusación será pasada en tiempo récord del Tribunal Supremo de justicia a consideración de la Comisión Mixta de la Asamblea Legislativa Plurinacional”, según Mesa ya estarían trabajando en el documento de ratificación de la acusación, para luego dar paso a un juicio de responsabilidades en su contra, todo para eliminarlo políticamente.