Una mujer con alzhéimer reconoce a Papá Noel en una emocionante sesión de fotos

20MINUTOS.ES

  • Karen Rangel fue diagnosticada de alzhéimer en mayo de 2014 y su salud se ha deteriorado tanto en los últimos años que está en cuidados paliativos.
  • Durante la sesión de fotos "reconoció" a Santa Claus, "le habló y después dijo que le echaba de menos", cuentan los hijos.

Una mujer con Alzheimer reconoce a Papá Noel en una emocionante sesión de fotos

Cuando Karen Rangel, de 86 años, se mudó de El Paso a Albuquerque, su hijo Steve notó que algo andaba mal. El diagnóstico de los médicos en mayo de 2014 fue claro: alzhéimer. Desde entonces, la salud de Karen se ha ido deteriorando tanto que ahora está en cuidados paliativos.

Esta situación, sin embargo, no ha impedido a sus hijos organizar una navidad como las de antaño. "Mi madre siempre se sacaba fotos con Papá Noel. Comenzó a hacerlo cuando éramos pequeños", cuenta Steve al medio ABC News. "E incluso cuando éramos mayores, ella seguía haciéndolo. Tenía un marco en casa y cada año cambiaba la foto y nos daba copias". Por eso, organizaron una sesión fotográfica con Papá Noel, duendes y todo tipo de complementos festivos.

Lo que ocurrió entonces emocionó a la familia y también al equipo que hizo posible la sesión. Karen se abrazó al hombre disfrazado de Santa Claus y la expresión de su rostro dejaba entrever que "no había lugar en el que prefería estar". "Le reconoció, le habló y después de aquello dijo 'echo de menos a Santa, quiero verle otra vez", cuenta Lisa, la hermana de Steve. "Estamos muy agradecidos. Abrazaron a mi madre, lo que ayudó a hacerlo realmente especial".

Esa escena, que ha significado tanto para la familia, también ha conmovido a los fotógrafos que se trasladaron al lugar y ha generado comentarios en Facebook. "Es lo más dulce que he visto", escribe un usuario. "Demuestra que la magia de la navidad sigue viva", cuenta otro.

"La vida es preciosa y cada día es importante. Y aunque ella no sea la persona que era, aún creemos que está allí. Entonces vivimos cada día, cada momento, contando nuestras bendiciones y disfrutando la vida al máximo", dice su hijo a ABC News.

Su esposa, Linda, añadió: "Esta es una enfermedad terrible, pero todos los días tratamos de concentrarns en lo que ella puede hacer y lo que todavía sabe, y tratamos de encontrar felicidad y alegría en el camino. Podemos".