Hallan el cuarto cuerpo en Tiquipaya


El cuerpo sin vida de Paulina Montaño Torrico (42), que fue sepultada por la mazamorra que bajó de la cuenca Taquiña, fue encontrado ayer después de cuatro días de búsqueda. Para el rescate se usó maquinaria pesada que facilitó el trabajo.

Se trata del cuarto cuerpo de los cinco que fueron sepultados por el lodo. Los rescatistas continúan la búsqueda de Teodoro Acuña, casas más abajo. Janeth Nina Cadima (38) y Héctor Torrico (77) fueron hallados el viernes, en cambio Gamadiel Rojas (12) fue encontrado el miércoles.

Ayer desde las 07:00, familiares de Paulina Montaño, con palas y picotas, llegaron al lugar dispuestos a encontrar su cuerpo, su labor fue suspendida a las 09:00 por el arribo de dos equipos pesados y los rescatistas que agilizaron la tarea. Después de más de ocho horas, a las 15:00, sacaron a la víctima de entre los escombros.

El hallazgo generó el llanto de sus familiares y vecinos que presenciaban la escena, similar a la del día anterior, porque los cuatro cuerpos fueron desenterrados en la misma cuadra de la zona de Juventud Chilimarca.

Pero Paulina no vivía en la zona de Juventud Chilimarca, ella fue a la casa de Janet Nina Cadima por trabajo, pues también era costurera y Nina entregaba moldes de ropa a las modistas.

“Mi tía vivía en la zona de 26 de Febrero más allá, ahí no ha llegado nada de lodo. Ella vino aquí por trabajo”, dijo Orlando Bustamante, sobrino de la víctima que tenía las piernas y la ropa llenas de barro y se apoyaba en una pala que llevó para ayudar en el rescate. 

Paulina deja huérfanos a cuatro hijos, uno está en la universidad, otra salió bachiller el año pasado, el tercero está en colegio y la menor tiene unos siete años. “Su esposo está en el hospital, tiene diabetes y está en shock por lo sucedido. Sus hijos están muy tristes. También entraron en shock porque tenían la desesperación de que podíamos encontrarla con vida, pero cuando encontraron a la otra señora sin vida hubo más resignación y vinimos para rescatar el cuerpo”, dijo el familiar.

“El niño que se ha salvado ha contado que mi tía y sus mamá lo ayudaron a escapar del lodo, lo sacaron por la pared y dijo que después mi tía sé quedó por la lavandería”, explicó Bustamante.

Unas casas más abajo rescatistas del SAR, con la ayuda de una pala mecánica y volquetas, busca a Teodoro Acuña. “Él vivía solito, yo le he gritado don Teo vámonos, pero él se ha vuelto a su casa, yo he sacado a mi mamá alzando y a mis dos hijos y mis dos sobrinos en la camioneta, no he tenido tiempo de sacarlo a él más ha pasado en cuestión de segundos”, dijo su vecino Juan Carlos Paisague.

“Yo también todo he perdido, toda mi casa está bajo el lodo, sólo he logrado sacar mi camioneta, a todos mis vecinos he tratados de avisar, era como una luz que se ha cortado y las casas se han tapado con barro”.

El vecino indicó que el lodo destruyó el puente, por ello la mazamorra se desvió a la zona.

Janeth volvió por sus documentos y murió

Familiares y amigos enterraron ayer, a las 16:00, en el cementerio de Tiquipaya a Janeth Nina Cadima (38). Su cuerpo fue encontrado el viernes después de las 13:00. Uno de sus hijos indicó que antes de morir lo ayudó a escapar subiéndolo a la pared, pero ella no salió con él y volvió a sacar unos papeles, pero su casa fue sepultada por la mazamorra.

“Salgan de la casa mazamorra viene, salgan, el cerro se está cayendo”, esta advertencia la envió a través de un audio a sus tías que viven más abajo del cauce del río Taquiña.

“La casa de mis tías es más cerca del río, por eso ella les mandó ese audio”, dijo su hermana Mónica Nina, ayer en el velorio, realizado en una sede sindical cuadras más al norte de la zona de Juventud Chilimarca, donde vivía Jhaneth.

Al lugar llegaron personas solidarias a ayudar, unos servían comida, cocinaban y otros atendían a los asistentes.

Janeth era cristiana y antes de su hallazgo miembros de su iglesia también habían iniciado su búsqueda.

En cambio, el cuerpo de Héctor Torrico (77) fue velado ayer en el Salón Velatorio Concordia.

Según el director de la Unidad de Bomberos, Guillermo Chacón, en estos casos de deslizamiento de lodo las víctimas mueren por asfixia por aprisionamiento.

EN CHILIMARCA

Casas estaban a 30 metros del río

En la zona de Juventud Chilimarca en Tiquipaya las viviendas estaban a 30 metros del río Taquiña; en ese lugar cinco personas fueron sepultadas por la mazamorra que alcanzó los cuatro metros de altura y sepultó a más de 30 viviendas.

En la zona reportan más daños que en otras áreas. El vecino Juan Carlos Paisague indicó que eso se debió a que la plataforma del puente Taquiña desvió el lodo hacia las casas.

El alcalde del municipio, Juan Carlos Angulo, indicó que las casas debían ser construidas a 300 metros del río.

Después de lo sucedido, el Alcalde indicó que se evaluará si las viviendas serán reconstruidas en la misma zona. “Vamos a evaluar, nos vamos a reunir con los vecinos, no sabemos porque pasadas autoridades no han hecho cumplir la norma. Si tendríamos que cumplir la norma todas de 300 metros deberían desaparecer todas las casas que no cumplen con esto”, dijo.

En el mismo lugar, 25 maquinarias trabajan para encauzar el río y retirar más de un kilómetro de material que llegó desde la cuenca Taquiña.

Angulo explicó que 30 casas fueron sepultadas por el lodo y más de 100 fueron afectadas, son más de 200 familias que abandonaron sus hogares y ahora se refugian en albergues.

4 DE CINCO CUERPOS

Sepultados el martes por la mazamorra que cayó de la cuenca Taquiña fueron encontrados por los rescatistas.

//Los Tiempos//